Introducción

El MERCOSUR fue constituido el 26 de marzo de 1991, mediante la suscripción del Tratado de Asunción por la República Argentina, la República Federativa de Brasil, la República del Paraguay y la República Oriental del Uruguay.

El 4 de julio de 2006, se aprobó el “Protocolo de Adhesión de la República Bolivariana de Venezuela al MERCOSUR”, que entró en vigor el 12 de agosto de 2012, siendo Venezuela el primer país en adherirse al MERCOSUR como Estado Parte. 

El Estado Plurinacional de Bolivia se encuentra en proceso de adhesión al MERCOSUR, y al final del mismo se convertirá en el sexto Estado Parte del bloque.

A pesar que actualmente Venezuela se encuentra suspendida de todos los derechos y obligaciones inherentes a su condición de Estado Parte del MERCOSUR, por la aplicación del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático en el MERCOSUR, la decisión de los Cancilleres de fecha 5 de agosto de 2017 señala que los Estados Partes definirán medidas con vistas a minimizar los impactos negativos de la suspensión para el pueblo venezolano.

El MERCOSUR tiene como Estados Asociados a la República de Chile, la República de Colombia, la República del Ecuador, la República Cooperativa de Guyana, la República de Perú y la República de Surinam.

Los países que conforman el MERCOSUR comparten una comunión de valores que encuentra expresión en sus sociedades democráticas, pluralistas, defensoras de las libertades fundamentales, de los derechos humanos, de la protección del medio ambiente y del desarrollo sustentable. Estos valores incluyen el compromiso con la consolidación de la democracia, la seguridad jurídica, el combate a la pobreza y el desarrollo económico y social con equidad.

Durante sus primeros años, el MERCOSUR centró sus trabajos en alcanzar la libre circulación de bienes, servicios y factores productivos, lo que implica que las mercaderías que se trasladan de un país miembro a otro, están exentas del pago de gravámenes de importación. También se estableció un Arancel Externo Común que se aplica a los bienes que ingresan al mercado ampliado desde terceros países. En términos generales, todo producto de fuera del MERCOSUR paga el mismo arancel al ingresar por cualquiera de los Estados Partes, a pesar de que existen excepciones temporales para determinados productos. Además, en esta primera etapa también se avanzó en la construcción de una política comercial común; en la coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales y en la armonización de legislaciones en áreas de interés para lograr el fortalecimiento del proceso de integración económica y comercial.

Posteriormente se sentaron las bases para la incorporación de las dimensiones social, política y productiva al proceso de integración del MERCOSUR. El MERCOSUR es un proyecto profundo, solidario y estratégico que prioriza la adopción de políticas públicas regionales destinadas al fortalecimiento de la democracia y del estado de derecho; al respeto irrestricto de los derechos humanos; a la erradicación de la pobreza y a garantizar la igualdad de condiciones de acceso a la educación, al trabajo y a la salud. Un proyecto que promueve la inclusión social, política, productiva y económica de los sectores más vulnerables de la población.

La agenda del MERCOSUR ha incorporado y jerarquizado en el proceso de integración nuevos temas y actores: la dimensión social, la integración de estructuras productivas, la agricultura familiar, el cooperativismo, la temática indígena y muchos otros ausentes en la etapa fundacional. En 2010, fue aprobado un plan de acción para la construcción progresiva de un Estatuto de la Ciudadanía del MERCOSUR, y en 2011, fueron aprobados los ejes, directrices y objetivos prioritarios del Plan Estratégico de Acción Social del MERCOSUR para articular las numerosas iniciativas que desde la década del 2000 conforman la dimensión social del proceso de integración regional.

Para el cumplimiento de sus objetivos, el MERCOSUR cuenta con órganos integrados por representantes de los Estados Partes, así como con foros en los cuales participan activamente los Estados Asociados del MERCOSUR. En estos ámbitos se elaboran las propuestas y la normativa necesaria para el funcionamiento del proceso de integración, incluyendo disposiciones en materia política, económica y social.

Un aspecto a señalar es el fortalecimiento institucional que el MERCOSUR ha cobrado en estos últimos años. En 2005 se constituyó el Parlamento del MERCOSUR, representativo de los pueblos del MERCOSUR. El Parlamento tiene un rol importante en garantizar la participación de los actores de la sociedad civil en el proceso de integración, promoviendo el desarrollo sustentable de la región con justicia social y el respeto a la diversidad cultural de sus pueblos, y basado en la promoción y defensa permanente de la democracia, la libertad y la paz.

También se han realizado importantes avances en la dimensión política y social mediante la conformación de órganos como el Instituto Social del MERCOSUR y el Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos.

En materia de relacionamiento externo, los Estados Partes del MERCOSUR han suscripto Acuerdos de Complementación Económica (ACE) con la República de Chile (1995), el Estado Plurinacional de Bolivia (1996), la República del Perú (2003), y con las Repúblicas de Colombia, Ecuador y Venezuela (2004). El más reciente es el ACE 72 firmado en 2017 entre el MERCOSUR y Colombia. Estos acuerdos permitirán la conformación, a partir de 2019, de una virtual área de libre comercio de alcance sudamericano. Asimismo, el MERCOSUR ha suscripto con los Estados Unidos Mexicanos un acuerdo con el objetivo de alcanzar una zona de libre comercio y con la República de Cuba un acuerdo de preferencias arancelarias para un grupo de productos.

Desde 2014, está en curso un proceso de aproximación entre el MERCOSUR y la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú). El 7 de abril de 2017, ambos bloques acordaron avanzar en temas de interés común en base a una “hoja de ruta” aprobada en una reunión ministerial realizada en esa fecha en Buenos Aires. El 24 de julio de 2018, tuvo lugar en Puerto Vallarta, México, la primera reunión de jefes de Estado entre el MERCOSUR y la Alianza del Pacífico, ocasión en la que se aprobó una declaración conjunta y un plan de acción, que complementan y amplían las pautas de trabajos conjuntos en temas como eliminación de barreras no arancelarias, promoción de cadenas regionales de valor, facilitación del comercio y de inversiones, cooperación regulatoria, agenda digital y comercio inclusivo, entre otros puntos. 

Más allá de América Latina, el MERCOSUR ha celebrado acuerdos con terceros países y agrupaciones de países, entre los cuales se destacan los suscriptos con Egipto, India (en proceso de ampliación), Israel, el Estado de Palestina y la Unión Aduanera de África Austral (Botsuana, Lesoto, Namibia, Sudáfrica y Suazilandia). Asimismo, existen negociaciones comerciales en curso con la Unión Europea y la Asociación Europea de Libre Comercio -EFTA- (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza), Canadá, Corea del Sur y Singapur. Se mantienen también tratativas con varios otros países, tales como China, Japón, Líbano, Marruecos, Túnez, el acuerdo de integración económica de Australia y Nueva Zelanda, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y la Unión Aduanera Euroasiática (Bielorrusia, Kazajistán y Rusia), entre otros.

Basado en el principio de la solidaridad como fundamento del proceso de integración y con la finalidad de contribuir a la superación de las asimetrías en las economías de la región, el MERCOSUR conformó el Fondo para la Convergencia Estructural del MERCOSUR (FOCEM), que se integra con contribuciones financieras no reembolsables efectuadas por los Estados Partes. A través de este Fondo se financian importantes obras de infraestructura, programas para atender aspectos sociales y mejorar la competitividad y productividad de las empresas del MERCOSUR. Desde su puesta en funcionamiento en el año 2006, se han aprobado numerosos proyectos por un monto que supera los 1.550 millones de dólares.

Desde su creación, el MERCOSUR ha aprobado un importante número de normas vinculadas con la vida diaria de los ciudadanos de sus Estados Partes. De ellas se desprenden derechos y obligaciones que afectan directamente a esos ciudadanos tanto en sus relaciones con organismos públicos como con agentes privados. De ahí la importancia de dar difusión a este cuerpo normativo.

En ese marco, la Comisión de Representantes Permanentes del MERCOSUR (CRPM), órgano con sede en Montevideo que asiste al Consejo del Mercado Común y al Grupo Mercado Común, ha elaborado la Cartilla de la Ciudadanía del MERCOSUR. La Cartilla recoge las normas vigentes de interés para el ciudadano y las resume en un lenguaje sencillo. Asimismo, menciona los organismos nacionales responsables de su aplicación en cada Estado Parte y/o Estado Asociado.

La Cartilla incluye, además, declaraciones de los Presidentes de los Estados Partes y recomendaciones efectuadas por el Consejo del Mercado Común que establecen, entre otros, los lineamientos políticos que deben orientar a los órganos del MERCOSUR y los Estados Partes en su relación con la ciudadanía.