DECLARACIONES PRESIDENCIALES


|  MERCOSUR Y EL FORTALECIMIENTO DE LA DEMOCRACIA  |
|  MERCOSUR COMO ZONA DE PAZ  |
|  MERCOSUR SOCIAL  |
|   MERCOSUR Y LOS DERECHOS HUMANOS  |

Descargar capítulo en pdf | 

 

MERCOSUR Y EL FORTALECIMIENTO DE LA DEMOCRACIA

Declaración Presidencial sobre Compromiso Democrático en el MERCOSUR.
Potrero de Los Funes, el 25 de junio de 1996. 

Los Presidentes de los Estados Partes del MERCOSUR, Bolivia y Chile reiteraron lo expresado en la Declaración Presidencial de Las Leñas, el 26 y 27 de junio de 1992, en el sentido de que la plena vigencia de las instituciones democráticas es condición indispensable para la existencia y desarrollo del MERCOSUR. Afirmaron que toda alteración del orden democrático constituye un obstáculo inaceptable para la continuidad del proceso de integración en curso respecto al País afectado. 

A esta Declaración adhirieron posteriormente Colombia (Decisión CMC Nº 14/05) y Venezuela (Decisión CMC Nº 16/05). 

Como consecuencia y sobre la base de esa Declaración, fue firmado, dos años después, el Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático en el MERCOSUR, Bolivia y Chile, del 24 de julio de 1998, por el cual, el MERCOSUR, Bolivia y Chile acordaron que toda ruptura del orden democrático en cualquiera de los países dará lugar a la adopción de medidas que pueden abarcar desde la suspensión del derecho del Estado afectado a participar en los distintos órganos del MERCOSUR, hasta la suspensión de sus derechos y obligaciones como Estado Parte o Estado Asociado. 

Las medidas aplicadas al Estado afectado cesarán cuando se verifique el pleno restablecimiento del orden democrático. 

Asimismo, las Decisiones CMC Nº 15/05 y Nº 16/05 aprobaron respectivamente las adhesiones de Perú y Venezuela al Protocolo. Ecuador materializó su adhesión al Protocolo de Ushuaia y a la “Declaración Presidencial sobre Compromiso Democrático en el MERCOSUR durante la XXXIII Reunión Ordinaria del CMC (27 y 28 de junio de 2007).

En el marco del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático en el MERCOSUR , el 5 de agosto de 2017, Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay decidieron suspender a Venezuela en todos los derechos y obligaciones inherentes a su condición de Estado Parte del MERCOSUR. (Ver Decisión sobre Suspensión de Venezuela)


 

MERCOSUR COMO ZONA DE PAZ

Declaración Política del MERCOSUR,
Bolivia y Chile como Zona de Paz. Ushuaia, 24 julio de 1998. Por ese instrumento, los países del MERCOSUR, Bolivia y Chile afirmaron que la paz constituye un elemento esencial para la continuidad y desarrollo del proceso de integración del MERCOSUR.

Asimismo, acordaron fortalecer los mecanismos de consulta y cooperación sobre temas de seguridad y defensa existentes entre los seis países.

Los seis países también decidieron realizar esfuerzos conjuntos en los foros internacionales pertinentes para avanzar en la consolidación de acuerdos internacionales orientados a lograr el objetivo del desarme nuclear y la no proliferación en todos sus aspectos. Acordaron estimular la cooperación para el uso exclusivamente pacífico y seguro de la energía nuclear y de la ciencia y tecnología espaciales.

Declaración de Potrero de los Funes sobre Malvinas, del 25 de junio de 1996.
Los Presidentes de los Países del MERCOSUR, de Bolivia y de Chile reafirmaron su respaldo a los legítimos derechos de la Argentina en la disputa de soberanía referida a la cuestión de las Islas Malvinas. Asimismo, recordaron el interés hemisférico en que la prolongada disputa de soberanía entre la Argentina y el Reino Unido sobre dichos territorios alcance una pronta solución de conformidad con las resoluciones de las Naciones Unidas y de la Organización de los Estados Americanos.


 

MERCOSUR SOCIAL

Declaración Sociolaboral del MERCOSUR
Desde el 10 de diciembre de 1998 el MERCOSUR cuenta con una Declaración Sociolaboral que consagra ciertos principios y derechos aplicables en el área del trabajo para todos los habitantes de los Estados Partes del MERCOSUR. Teniendo en cuenta el carácter dinámico de sus contenidos los Estados Partes han decidido recientemente actualizar y ampliar dicha Declaración, profundizando la dimensión social del bloque y la construcción de ciudadanía regional. La nueva Declaración Sociolaboral, aprobada en Brasilia, el 17 de julio de 2015, establece un piso mínimo de derechos laborales para los trabajadores del MERCOSUR (jornada de trabajo no superior a 8 horas diarias, derecho de descanso, licencia y días feriados, derecho a remuneración, derecho de huelga, etc) y consagra, entre otros, los siguientes principios:

No discriminación: el trabajador tiene garantizada la igualdad efectiva de derechos, trato y oportunidades en el empleo y ocupación, sin distinción o exclusión en razón de la raza, origen nacional, color, sexo u orientación sexual, edad, credo, opinión política o sindical, ideología, posición económica o cualquier otra condición social o familiar, en conformidad con las disposiciones legales vigentes. Los países del MERCOSUR se comprometen a garantizar, a través de la normativa y prácticas laborales, la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres. Se comprometen en particular a realizar acciones destinadas a eliminar la discriminación respecto de los grupos en situación de desventaja en el mercado de trabajo, en especial con relación a personas con discapacidades físicas o mentales.

Trabajadores, Migrantes y Fronterizos: el trabajador migrante, de cualquier nacionalidad, tiene derecho a ayuda, información, protección e igualdad de derechos y condiciones de trabajo reconocidos a los nacionales del país en el que estuviere ejerciendo sus actividades, de conformidad con las reglamentaciones profesionales de cada país. Los países del MERCOSUR se comprometen a adoptar medidas tendientes al establecimiento de normas y procedimientos comunes relativos a la circulación de los trabajadores en las zonas de frontera y a llevar a cabo las acciones necesarias a fin de mejorar las oportunidades de empleo y las condiciones de trabajo y de vida de estos trabajadores.

Eliminación del Trabajo Forzoso: toda persona tiene derecho al trabajo libre y a ejercer cualquier oficio o profesión conforme a las disposiciones nacionales vigentes. Los países del MERCOSUR se comprometen a eliminar toda forma de trabajo o servicio exigido a un individuo bajo la amenaza de una pena cualquiera y para el cual dicho individuo no se ofrece voluntariamente. Además se comprometen a adoptar medidas para garantizar la abolición de toda utilización de la mano de obra que propicie, autorice o tolere el trabajo forzoso u obligatorio.

Trabajo Infantil y de Menores: la edad mínima de admisión al trabajo será aquella establecida en las legislaciones nacionales de los países del MERCOSUR, no pudiendo ser inferior a aquella en que cesa la escolaridad obligatoria. Los países del MERCOSUR se comprometen a adoptar políticas y acciones que conduzcan a la abolición del trabajo infantil y a la elevación progresiva de la edad mínima para ingresar al mercado de trabajo. La jornada de trabajo para los menores, limitada de acuerdo a las legislaciones nacionales, no podrá extenderse al cumplimiento de horas extras ni en horarios nocturnos. El trabajo de los menores no deberá realizarse en un ambiente insalubre, peligroso o inmoral, que pueda afectar el pleno desarrollo de sus facultades físicas, mentales y morales.

Libertad de Asociación: todos los empleadores y trabajadores tienen el derecho a constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como de afiliarse a esas organizaciones. Los países del MERCOSUR se comprometen a asegurar el derecho a la libre asociación, absteniéndose de cualquier intervención en la creación y gestión de las organizaciones constituidas, y a reconocer su legitimidad en la representación y la defensa de los intereses de sus miembros.

Fomento del Empleo: los países del MERCOSUR se comprometen a promover el crecimiento económico, la ampliación de los mercados interno y regional y la puesta en práctica de políticas activas referentes al fomento y creación del empleo, a fin de elevar el nivel de vida y corregir los desequilibrios sociales y regionales.

Protección de los Desempleados: los países del MERCOSUR se comprometen a instituir, mantener y mejorar mecanismos de protección contra el desempleo, compatibles con las legislaciones y las condiciones internas de cada país, a fin de garantizar la subsistencia de los trabajadores afectados por la desocupación involuntaria y al mismo tiempo facilitar el acceso a servicios de reubicación y a programas de recalificación profesional que faciliten su retorno a una actividad productiva.

Formación Profesional y Desarrollo de Recursos Humanos: los trabajadores tienen derecho a la orientación, a la formación y a la capacitación profesional. Los países del MERCOSUR se comprometen a instituir servicios y programas de formación y orientación profesional continua y permanente, de manera de permitir a los trabajadores obtener las calificaciones exigidas para el desempeño de una actividad productiva, perfeccionar y reciclar los conocimientos y habilidades. Se obligan además a adoptar medidas destinadas a promover la articulación entre los programas y servicios de orientación y formación profesional, por un lado, y los servicios públicos de empleo y de protección de los desempleados, por otro, con el objetivo de mejorar las condiciones de inserción laboral de los trabajadores.

Salud y Seguridad en el Trabajo: Todo trabajador tiene el derecho a ejercer sus actividades en un ambiente de trabajo sano y seguro, que preserve su salud física y mental y estimule su desarrollo y desempeño profesional. Los países del MERCOSUR se comprometen a formular, aplicar y actualizar, en forma permanente y en cooperación con las organizaciones de empleadores y de trabajadores, políticas y programas en materia de salud y seguridad de los trabajadores y del medio ambiente del trabajo, con el fin de prevenir los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, promoviendo condiciones ambientales propicias para el desarrollo de sus actividades. Se comprometen además a instituir y a mantener servicios de inspección del trabajo, con el cometido de controlar en todo su territorio el cumplimiento de la normativa referida a la protección de los trabajadores y a las condiciones de seguridad y salud en el trabajo.

Seguridad Social: Los trabajadores del MERCOSUR tienen derecho a la seguridad social, en los niveles y condiciones previstos en las respectivas legislaciones nacionales. Los países del MERCOSUR se comprometen a garantizar una red mínima de amparo social que proteja a sus habitantes ante la contingencia de riesgos sociales, enfermedades, vejez, invalidez y muerte, buscando coordinar las políticas en el área social, evitando la discriminación derivada del origen nacional de los beneficiarios.


Declaración Presidencial sobre Erradicación del Trabajo Infantil.
Buenos Aires, 6 de julio de 2002. Con el objetivo de avanzar en la definición de políticas comunes en el ámbito de la erradicación del trabajo infantil, el MERCOSUR estableció que el fortalecimiento de los Planes Nacionales de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil de los Estados Partes deberá considerar, entre otros aspectos:

• Las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT);

• La articulación, coordinación de acciones y esfuerzos de todos los actores sociales;

• La educación, la salud y la protección integral de los derechos de la infancia como objetivos esenciales de la erradicación del trabajo infantil;

• La permanente sensibilización y concientización social;

• El fortalecimiento de las redes sociales;

• La articulación con el sistema educativo, de modo de garantizar la inserción escolar de las niñas y niños.

Tomando como base la Declaración Presidencial, la Resolución GMC Nº 36/06 aprobó el Plan Regional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil en el MERCOSUR, a fin de profundizar la capacidad de respuesta frente al problema.

El Plan creó la Unidad Ejecutora del Plan Regional, organismo responsable de coordinar, planificar y evaluar todas las acciones de prevención y erradicación del trabajo infantil en el ámbito del Mercosur.

Carta de Buenos Aires sobre Compromiso Social en el MERCOSUR, Bolivia y Chile. Buenos Aires, 30 de junio de 2000. Con el propósito de contribuir a un mayor bienestar e igualdad social a través de un desarrollo económico equilibrado y justo, y considerando prioritario profundizar la dimensión social del MERCOSUR, los Presidentes de los Países del MERCOSUR, Bolivia y Chile se comprometieron a intensificar los esfuerzos de sus Gobiernos para mejorar la calidad de vida en sus respectivos países y en la región, mediante la atención prioritaria a los sectores más desprotegidos de la población en materia de alimentación, salud, empleo, vivienda y educación.

Declaración Presidencial de Derechos Fundamentales de los Consumidores del MERCOSUR.
Florianópolis, 15 de diciembre de 2000. A través de la misma, los Presidentes coincidieron en la necesidad de profundizar la protección al consumidor, acordando que las políticas de defensa del consumidor en el MERCOSUR deben contemplar, entre otros, los siguientes derechos fundamentales:

• Derecho a la protección eficaz de la vida, de la salud y de la seguridad del consumidor y del medio ambiente contra los riesgos provocados por prácticas en el suministro de productos y servicios;

• Derecho al equilibrio en las relaciones de consumo, asegurando el respeto a los valores de dignidad y lealtad, sobre la base de la buena fe, conforme la legislación de cada país;

• Derecho a la provisión de servicios -tanto los públicos como los privados- y productos en condiciones adecuadas y seguras;

• Derecho de acceso al consumo con libertad de elección, sin discriminaciones ni arbitrariedades;

• Derecho a la efectiva prevención y reparación por daños patrimoniales y extrapatrimoniales causados al consumidor y la sanción de los responsables;

• Derecho a la educación para el consumo y al fomento en el MERCOSUR del desarrollo de entidades que tengan por objeto la defensa del consumidor;

• Derecho a la información suficiente, clara y veraz;

• Derecho a la protección contra la publicidad no permitida, conforme la legislación de cada país, de productos y servicios;

• Derecho a la protección contra prácticas abusivas y métodos coercitivos o desleales;

• Derecho a la protección contra cláusulas contractuales abusivas, conforme la legislación vigente en cada Estado Parte;

• Derecho a la facilitación del acceso a los órganos judiciales, administrativos y a medios alternativos de solución de conflictos, mediante procedimientos ágiles y eficaces, para la protección de los intereses individuales y difusos de los consumidores.


Declaración de los Presidentes de los Estados Parte del MERCOSUR y Estados Asociados sobre la Directiva de Retorno.
San Miguel de Tucumán, 1 de julio de 2008. Como manifestación de un gesto de unidad, los miembros del MERCOSUR y Estados Asociados expresaron su rechazo a la aprobación por parte de la Unión Europea de la llamada “Directiva de Retorno”, la cual pretende promover el concepto de "retorno voluntario" de los inmigrantes ilegales. Los Presidentes a través de esta Declaración, manifestaron su firme compromiso con la promoción y el respeto irrestricto de los derechos humanos de los emigrantes y sus familias, independientemente de su condición migratoria, nacionalidad, origen étnico, género o edad. Rechazaron cualquier intento de criminalización de la migración irregular y de la adopción de políticas migratorias restrictivas, en particular hacia los sectores más vulnerables: las mujeres y los niños. Reivindicaron el aporte positivo de nuestros emigrantes en todos los países de destino en la Unión Europea, tanto en el plano social y cultural como en el económico, y propusieron a la UE fortalecer el diálogo y la cooperación internacional con el objeto de reducir las causas fundamentales de las migraciones, promover el pleno desarrollo de los países de origen de los emigrantes, facilitar la integración de los emigrantes y sus familias en el país de destino y garantizar condiciones para el retorno voluntario y asistido de los nacionales. Destacaron que sólo el justo reconocimiento por parte de los países desarrollados de la reciprocidad histórica en materia de migraciones garantizará - en el marco del principio de corresponsabilidad - un futuro compartido entre nuestros pueblos, basado en la convivencia, la paz y el desarrollo humano integral.

Declaración Presidencial sobre Asistencia Humanitaria del MERCOSUR.
Asunción, 24 de julio de 2009. Reconociendo la necesidad de socializar, agilizar y fortalecer los esfuerzos en la región para la asistencia humanitaria en casos de desastres de origen natural o antrópico, los Presidentes de los países del MERCOSUR decidieron fortalecer los sistemas nacionales de prevención, mitigación y atención de estos desastres, mediante la promoción de acciones multisectoriales, interdisciplinarias, interinstitucionales, y de capacitación para el diseño y ejecución de políticas de gestión de riesgos a nivel local, nacional y regional. Acordaron además, el establecimiento de un mecanismo institucional de coordinación, cooperación y deliberación que permita sistematizar la experiencia regional y generar mecanismos para prevenir y atender los efectos de los desastres de origen natural o antrópico.


 

MERCOSUR Y LOS DERECHOS HUMANOS

Declaración sobre Derechos Humanos de los Presidentes del MERCOSUR y Estados Asociados. Montevideo,
9 de diciembre de 2005. En vísperas del 57º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, los Presidentes del MERCOSUR y los Estados Asociados declararon la plena vigencia de los principios y valores que sustentan la Declaración, y la necesidad de velar por el respeto de los derechos y las libertades fundamentales de todos sin discriminación por motivo de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole. Asimismo, reafirmaron el compromiso con el respeto, protección y promoción de los Derechos Humanos, con base en los principios de universalidad, indivisibilidad e interdependencia de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales; y se comprometieron a aplicar las políticas públicas tendientes a asegurar su efectivo ejercicio; y destacaron la importancia de desarrollar nuevos enfoques sobre los derechos humanos, como el derecho a la verdad promoviendo la lucha contra la impunidad en todas sus expresiones. En este sentido, los Presidentes del MERCOSUR y Estados Asociados subrayaron la importancia de las jornadas mercosurianas “Memoria, Verdad y Justicia” celebradas en Montevideo el 16 de noviembre de 2005, sobre las graves, masivas y sistemáticas violaciones de Derechos Humanos ocurridos en muchos de los países de la región en las décadas precedentes.

Iniciativa de Asunción sobre lucha contra la pobreza extrema.
Asunción, 20 de junio de 2005. Confirmando el pleno respeto a los derechos humanos y la promoción de la igualdad y la justicia social, los Presidentes propusieron la creación de un Fondo destinado a atender los sectores de la población en situación de extrema pobreza y exclusión. El Fondo tiene como cometido el financiamiento de proyectos que permitan la incorporación plena de los sectores afectados por la pobreza extrema y la exclusión al aparato productivo de los países miembros.

Declaración Presidencial sobre Compromiso del MERCOSUR con el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.
Asunción, 20 de junio de 2005. Los Presidentes resaltaron la importancia de la entrada en vigor del Estatuto de Roma como un avance de la comunidad internacional para poner fin a la impunidad de los autores de crímenes contra la humanidad tipificados en dicho documento. Se comprometieron a no celebrar acuerdos multilaterales o bilaterales con terceros Estados, que sean susceptibles de afectar las bases de la Jurisdicción de la Corte Penal Internacional u otras disposiciones establecidas en el Estatuto de Roma.